¿De cuál fumaste hoy? | Odio profundo

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Manuel Hernández |

Contrariado con su mugre alma, llega todos los días al muelle envejecido hecho de madera; rechinan sus pasos encorvados apoyado en bastón. Ya está en el extremo, donde nadie lo ve, pues antes poner carnada en el anzuelo extrae del bolsillo izquierdo de la camisa, una añeja fotografía. Hasta el momento, él la contempla por última vez en las impresiones de la tarde.

La rompe, la desarticula en diminutos tamaños frente a los rizos de las olas, las últimas pequeñas cantidades de agua marina efervescente,…bulliciosa. Está en la obra, ahora una mediana brisa se encarga de llevarse el confeti de los amargos recuerdos.

Así es su costumbre antes de lanzar la caña. Ahora, arroja un objeto, cual no alcanza a hundirse, pues es de moverse. Va, Viene, en el ondular, pero a él no le importa. Cumple con deshacerse de el.

Así pasan los días: de su casa cercana a la playa, él nota de menos la cuantía de cosas, en la cocina, baño, recamara, zotehuela y techo. Decide, además, de concebir, precisar la aplicación de la idea para eliminar a la mascota canina flaca en las mismas condiciones. Antes, era bien alimentada.

Pasado el tiempo y, él entretenido en sus menesteres de visitante al desgastado y pequeño malecón, comenzó a perder el sentido de orientación; simultáneamente, con dificultades llegaba al lugar de la propiedad. Y antes del final de su propia tragedia psíquica, a él se le olvidó a quien odiaba por las tantas cosas tiradas, allá en el océano de la descarga del bulto emocional.

horsepowerreport@gmail.com

Be the first to comment on "¿De cuál fumaste hoy? | Odio profundo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*