What´s New | Husmeando en la basura

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Cindy Smith |

En la ciudad de los Ángeles, California, estuve de visita en el Museo de Arte Moderno. En el lugar llama la atención un cuadro que plasma un lugar reflejado a la pintura de un paisaje boscoso con un arroyuelo descendente; este lleva flotando desperdicios de botellas. Lo singular es que así lo plasmó el artista, pero con el año de 1935. Ya eran graves los síntomas de la contaminación.

Después y durante el curso de la Universidad, a nuestro grupo nos fue encomendado un estudio de selección de deshechos. Cosa singular, fue la separación de los contenidos de cada uno de los departamentos.

La comprobación, correspondió en acertar las necesidades y costumbres de cada familia. Por ejemplo, se delimitó que en la vivienda “A” había pequeños niños por emplearse el pañal desechable. Continuamos con la indagación, acertamos que un vecino empleaba agujas hipodérmicas con residuos de droga. Así dio término la presentación del análisis múltiple.

Desde aquellos ayeres, soy dueña de dos nacionalidades: norteamericana y norteamericana-mexicana. Mi padre plantó la semilla. Se ausentó largo tiempo y ahora convivimos en familia en la Ciudad de México. ¿Esto viene al caso?

Es razonable explicarlo, porque ahora se comenta lo descabellado externado por un grupo de expertos sobre el tema, que los capitalinos y mexiquenses no tienen el hábito de separar la basura y de ahí la problemática de no lograrse en las plantas de separación entre lo orgánico e inorgánico, a fin de alcanzar material de composta (el humus, resultado de la descomposición de productos para abonar la tierra).

Pues bien, es todo lo contrario y en seriadas observaciones, se comenta que: en años anteriores las autoridades administrativas lanzaron una campaña para concientizar a la ciudadanía, que con su contribución de separar los desperdicios, se lograría alcanzar grandes metas y devolverle a La Tierra lo que le pertenece. Fue un mensaje subliminal.

Pasado el tiempo las amas de casa se dieron cuenta que la campanita no funcionaba, porque el primer interventor era ese personaje-recogedor de interesarle únicamente la propina al domicilio, que rompía las bolsas y era una sola mezcla que paraba en el bote. Lo más importante para él era realizar la primera pepena al conjuntar cartón, envases de aluminio, recipientes de plástico, etc. Así ya es su método, mientras que los recolectores del camión se benefician de lo mismo, no importe las enormes volutas del quemado diesel a la atmósfera. En ruta, ya se obtiene a los compradores de reciclado y de ahí descienden enormes cantidades para la obtención del dinero.

Es decir, desde la primera persona comienza la corrupción, sí no de otra manera la casa se llena de moscas.

Como decimos, el primer receptor le entra con el “moche” con los del transporte de servicios públicos a la comunidad y este, a su vez, tiene que dar “tajada” más allá.

Lo peor de la situación es la siguiente: con dedos en la mano, se puede contar con unidades rodantes con separación para delimitar la variedad. Pero todo es lo mismo, es puntual y exacta la maniobra.

En el Estado de México hay muchos municipios con una inexistente de política y administración de la basura, pues todo va a parar a los barrancos, a los senderos de arroyos o pegadas al inicio de las lomas.

El desastre ambiental es como el basurero de Cocula, Guerrero. En las escenas repetitivas al desplazarse los investigadores nacionales y extranjeros para elucidar el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa, no se ha registrado ninguna denuncia del caos que se comete con lo que ya no es útil, así veamos en la televisión la vegetación dañada. Para concluir, diremos que los del partido Verde, tienen bien abocado su clientelismo electoral, donde le conviene.

Be the first to comment on "What´s New | Husmeando en la basura"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*