¿De cuál fumaste hoy? | Allí…madre

  EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Manuel Hernández |

Ante un fracaso estrepitoso de Pemex, la minería ya anunciada en caída libre y otras industrias desaparecidas, el avión inter continental transporta a su pasajero desde el Continente Americano. Faltan sólo ocho horas para llegar a enfrentarse al nuevo tigre económico. Esa es su misión; poner orden en la producción mermada y llena de conflictos gremiales en la empresa trasnacional Mexican Power Company.

Sin duda alguna, otro de los descalabros de las fortunas mexicanas con Carlos Slim a la cabeza; bajó del segundo al cuarto lugar de los más encumbrados multimillonarios.

Inducia un modo de conciencia y salían miles de conjeturas éticas, del modo empresarial de su cerebro; la tripulación anuncia la entrada próxima de zona de turbulencia. Se ajusta el cinturón de seguridad.

Ya está en horas de madrugada en el aeropuerto en Pekín o Beijing; con anuncio lo suficiente visible, se ubica al gerente Vicente Villareal, egresado del Instituto Tecnológico de Monterrey. Está mezclado entre gente de pómulos salidos, ojos oblicuos. Con ellos tiene, a partir de ese momento, relaciones entre el ejercicio gerencial y el desarrollo de esforzada labor con los de cabello negro, lacio: ¡son los amarillos!

La secretaria ejecutiva emite un amplio informe sobre las situaciones de emergencia en la mañana brumosa, no la del mar, sino de gran contaminación.

Entiende de su agenda con los líderes del sindicato de no responder con un rotundo “¡NO…!, porque será una afrenta, una cachetada, si la negación no es ampliamente explicada a las peticiones de diversa índole. Además, conoce de enorme descontento entre la base, pues se está en vías de crear un sindicato independiente, porque el actual no les parece como se manejan las directrices de mejoramiento.

Los chinos son de rostro hierático de solemne inexpresivo, no se dejan penetrar en sentimiento alguno. Esto ya lo conoce Villareal en el transcurso de las pláticas. Una y otra vez explica él, de lo imperioso de aumentar la productividad y luego serán resueltas las demandas.

El diálogo no descansa y se vuelve al punto primero, al renacimiento del mismo, así sea un desgaste de tiempo interminable. Son ya las once de la noche, es la paciencia milenaria de China contra la rapidez de la Cultura Occidental.

Pasan los días: se acuerda elevar la producción, a cambio en el futuro de mejorar las prestaciones. Es un ir y venir del mexicano por la sala de reuniones. No las acepta: trabajo es el trabajo, en lo fundamental.

Así se reúne con el comité de los trabajadores con un largo rodeo del “NO”. Son rotas las negociaciones.

Ambas representaciones comienzan a retirarse y es la pausa para Villareal. Se yergue violentamente del sillón ejecutivo, adopta una pose gestual definitiva. No pierde segundos: cierra la boca, inflama sus cachetes, al grupo lo mira con signos de interrogación. Después gruñe, muestra una dentadura y ojos de cazador.

Levanta vertiginosamente el brazo derecho y les dice con voz estruendosa: ¡CHINGUEN A SU MADRE…! Resuena en los oídos de los opositores el taco de la mentada a la progenitora. Es el fastidio, el insulto, el desahogo.

Todo esto sorprende a los del lenguaje mandarín estándar, sonríen su tez estirada y aprueban la resonancia. Agachan la cabeza y se retiran contentos.

La situación de la empresa, tiende a componerse gradualmente y quedará normalizada en unos cuantos días, pero continúan los encuentros y como apertura, Villarreal pronuncia: ¡ CHINGUEN A SU MADRE, HIJOS DE PUTA…! u otras: ¡PRIMERO PARTIRSE LA MADRE…! ¡HIJOS DE LA CHINGADA…! ¡PRIMERO LA MEXICAN, SI NO TODO VALE MADRE!

¡PA´ SU MADRE…!, todo sale bien le comunicaban al gerente desde el corporativo en la ciudad de México. En su asombro, el del Tecnológico exclamaba: ¡MI MADRE!.

Y así todo quedo resuelto cada quien su parte de madre. Terminó para Vicente su gestión; le esperaban en Centroamérica. Y en la despedida de cientos de trabajadores de la factoría, hubo discursos, cohetes y enorme pancarta con el anuncio de: ¡CHINA TU MALE…!

horsepowerreport@gmail.com

Be the first to comment on "¿De cuál fumaste hoy? | Allí…madre"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*