¿Cómo detectar rumores, mentiras y medias verdades en Internet?

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Internet es más amplio que cualquier enciclopedia y a la vez una enorme fuente de rumores, spam y datos inútiles. ¿Qué hacer con todos estos datos inútiles? Un recorrido por leyendas urbanas y mitos y por qué son tan difíciles de erradicar.

Ya el propio surgimiento de Internet es motivo de rumores. Por ejemplo, se dice que fue creado por el Ejército estadounidense. Es cierto que su antecesora, la red “Advanced Research Projects Agency Network” (ARPANET), fue financiada por el Pentágono, pero el verdadero padre del Internet actual fue el científico británico Tim Berners-Lee, que creó la tecnología sobre la que se basa la World Wide Web.

Junto con estas medias verdades se propagan cartas, noticias sensacionalistas y rumores falsos que causan temor. “El tema de fondo siempre es el mismo”, analiza Frank Ziehmann, de la Universidad Técnica de Berlín y que administra una página en la que se reúne información sobre mitos y mentiras digitales. El objetivo de quienes las promueven es tener mucho público, señala.

Algunos clásicos son la presencia de droga en las tarjetas de visita, vehículos en los que desaparecen gatos, perros o niños u otras informaciones falsas sobre grupos determinados de población -refugiados, extranjeros, gitanos- que alimentan los prejuicios y el miedo.

“Las afirmaciones no confirmadas tienen potencial para entrar en el circuito de la comunicación cuando confirman temores latentes preexistentes”, señala el abogado y autor Michael Scheele. “El rumor se considera verdadero porque uno quiere creer en él”.

Otro medio para la transmisión de estas falsedades (llamadas “hoax” en inglés) son las emociones: historias terribles de personas enfermas de cáncer u otros necesitados. También circulan a menudo alertas sobre presuntos virus informáticos muy peligrosos junto con el pedido de reenviar el mensaje. “Ese es el indicio que debería hacer saltar las alarmas”, subraya Ziehmann.

Una vez reenviado, los amigos vuelven a rebotarlo y en el peor de los casos se convierte en una bola de nieve digital.

El abogado recoge en su web Hoaxbusters historias curiosas y recomienda leerlas con atención. Sobre todo antes de hacer clic en “me gusta” o “compartir”. “Si usted toma el ‘hoax’ promedio, puede comprobar que siempre faltan los datos que podrían servir para confirmar la noticia”, señala.

“Si uno reflexiona un momento sobre las cosas que se dicen, es fácil darse cuenta de que no puede ser verdad”, añade Ziehmann. Y haciendo un par de búsquedas en Internet es fácil comprobar que es falso.

A veces, el problema es el origen de ciertos rumores. “Que uno reciba esas cosas de personas que conoce”, explica Ziehmann. Por ejemplo, declaraciones de protesta que los usuarios cuelgan en sus perfiles cuando Facebook introduce nuevas reglas de protección de datos o de negocio.

Lo que arrastra a uno a hacerlo es que si los amigos lo hacen, es porque estará bien. “A todo el mundo le tiene que quedar claro, sin embargo, que con el simple uso de Facebook uno acepta las condiciones”, señala Ziehmann. Por más protestas que publique.

¿Y qué se puede hacer si los amigos propagan mentiras? “Yo personalmente lo digo: ‘esto no es verdad’, y copio un link al lado para aclararlo”, señala.

Scheele subraya el componente emocional en el caso de los rumores que propagan el miedo o calumnian a otros. “El objetivo tiene que ser revelar como socialmente inaceptable a la historia”.

La clave se encuentra, sin embargo, en el conocimiento de los medios, subraya: solamente cuando los usuarios de Internet aprenden a actuar de forma adecuada con los contenidos online, las mentiras se quedan desarmadas desde el principio.

Be the first to comment on "¿Cómo detectar rumores, mentiras y medias verdades en Internet?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*