Conciencia de Clase | Tipos de esquiroles

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Lázaro Fuentes |

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define esquirol como “la persona que se presta a ocupar el puesto de un huelguista”, desde luego la definición es muy general y nos da una idea de qué hablamos, aunque como todo en la historia humana, debe ser contextualizado en el momento concreto, es decir, se deben considerar las condiciones económicas, políticas, sociales y en general culturales para entender de qué hablamos.

La historia detrás de esta definición genérica habla de aquellas personas que eran contratadas por un patrón con trabajadores en huelga, para ocupar los puestos de los huelguistas, obviamente hasta antes de las huelgas estalladas nada tenían que ver los esquiroles con el centro de trabajo.

Una vez que el derecho del trabajo se reguló, se reconoció el derecho a la sindicación y el derecho de huelga, la definición de esquirol mantuvo su connotación general, sólo que los rompehuelgas eran en ese momento los mismos trabajadores que alineados con el patrón y alienados por él, continuaban con el trabajo sin importar la huelga estallada.

En los tiempos actuales, en los del neoliberalismo, el término esquirol nuevamente se transforma en su definición crítica, de hecho afirmamos que incluso absorbe el termino popular de “charro” que se usa para hacer referencia a prácticamente el 100% de dirigentes sindicales de hoy en día, sin importar la central de trabajadores a la que pertenezcan y lo democráticos y progresistas que digan ser; hoy no hay prácticamente ninguna diferencia entre sindicatos cetemistas, croquistas, uneteistas, los resultado de sus acciones es prueba contundente de esto.

Muchos podrán decir que hay grandes diferencias entre un dirigente conscientemente vendido al patrón y al poder, un líder que vela por sus intereses personales y, un líder sin experiencia y sin mucha idea de cómo representar a los trabajadores, la realidad es que no, los resultados son los mismos, las decisiones corruptas, convenencieras y erróneas tienen el mismo resultado: la lesión a los derechos de los trabajadores, de hecho el caso del dirigente soñador, poco preparado o inexperto es peor, ocupar un puesto para el que no se tienen la preparación necesaria también es corrupción.

A quienes también ubicamos dentro del concepto esquirol son a los trabajadores que como opositores de una dirigencia sindical, aprovechan los movimientos más críticos de la vida sindical como la Huelga, para gritar a los 4 vientos su inconformidad con quienes están en ese momento a la cabeza, para poner obstáculos y tratar de abrirle los ojos desesperadamente al trabajador, sin importarles que con su posición fortalezcan la del patrón, deslegitimen más de lo que ya está la función de un sindicato y lo peor, hacen todo esto cuando no tienen la capacidad para organizarse y recuperar el sindicato que tanto dicen defender.

¿Por qué decimos que todos estos perfiles dentro de la vida sindical deben entrar en la actual definición de esquirol?, porque en el momento crucial de una Huelga el efecto de la acción de los 3 sujetos hipotéticos esbozados es el mismo: el esquirol empeñado en trabajar aunque la mayoría haya acordado lo contrario, el dirigente que se ha vendido con el poder, el que usa de pretexto la voluntad colectiva para imponer la concesión de beneficios personales y los que en abierta oposición a los dirigentes en turno se empeñan en que el movimiento salga mal porque desde su visión todo está mal, generan el mismo efecto, revientan un proceso de Huelga que no es nada fácil de organizar y lesionan en la realidad los derechos e intereses de los trabajadores que ni siquiera saben que algo está pasando.

En la vida sindical como en la de cualquier organización hay distintos momentos, distintas acciones y distintas responsabilidades que asumir, uno es el momento de las elecciones de dirigentes, otro es el momento de la lucha por los derechos comunes y otro es el momento de las denuncias, si acabamos confundiéndolos es probable que traicionemos aquello que decimos defender y que acabemos fortaleciendo a quien es nuestro adversario en cada etapa.

Con los momentos convulsos de reformas estructurales que vivimos, es impensable pedir un país sin focos de oposición a sus efectos; hoy en prácticamente todo el país existen movimientos de trabajadores que sin saber qué y porqué ocurren muchas cosas que les afectan, están tratando de oponerse al régimen político y económico, creemos que sería bueno empezar a pensar con seriedad si participamos en alguno de estos movimientos, cuál es el papel que estamos jugando, cuál el momento que se está viviendo, qué es lo que está en juego y quién es nuestro real adversario, no sea que demos alguna concesión por venganza o arrebato que en el futuro no tan lejano lamentemos.

Be the first to comment on "Conciencia de Clase | Tipos de esquiroles"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*