¿De cuál fumaste hoy? | The family

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Manuel Hernández |

En aquel turno de sombras, de diminutas oscuridades, camina y se dirige a las jaulas del transporte.

Dubidativo es confusión, perplejo, atropellado por albañiles cargadores de bultos de cemento.

Son las pesadas mochilas de los pasajeros o las patrullas policíacas de las estorbosas carriolas del bebé al tren, sin apartarse las bicicletas en auto camiones en el interior asfixiante.

¡Faltaba más…!: no dejan de ocurrir los cacerolazos de la obesidad de las damas, y el “ahí.. te voy” con sesenta kilos de mini cosas.

Baja en la noche…transita al dulce hogar. Compra la más cara pizza. Abre la puerta del zaguán. Enfila escaleras y llega al Q-203. Las luces del interior están apagadas. Las prende y tiene por sorpresa, cuatro de ellas, totalmente desagradables: se vence el período de renta y mañana muy temprano, el temido casero, Margarito Pérez, exigirá el pago inmediato.

Además, desconcertado revisa el corte de luz, la suspensión de gas, el corte de la señal de televisión. Recuerda son del uno al cuatro, pero ¿ha pensado en las faltantes?.

Antes era atracción la casa, amor; amables sus cinco sentidos. Decidió lo más conveniente y encontró la formula desesperada. Roció sobre el circular de la gastronomía italiana, polvo, más y más partículas soporíferas. Tocó la campanilla en el tiempo de la cena. El conjunto de ellas, ellos, salieron. Tenían hambre.

Él, por su parte, esperó. Escuchó fuertes ronquidos provenientes de las recamaras. Tocaba la madrugada con fuertes latidos a su corazón: sin perder tiempo, fue a la cocina, localizó el cuchillo cebollero. Y a su tarea.

A la primera víctima, le encajó 15 profundas penetraciones. Ella se movía; es rematada con otras diez. Fuerte dolor: no le queda otra alternativa: tiene fuertes deudas, ya impagables.

Sigue la macabra decisión de acabar con cuanto habitante este ahí, Va a la sala de juegos y termina con la existencia de dos pequeñines.

Suda, llora, está sumamente nervioso por sus crímenes. A una de las asesinadas, la introduce en el closet. La carga es pesada. La siguiente queda oculta debajo de la cama, madre y suegra son sentadas en el comedor.

Corre el traslado de los segundos, minutos y horas de los días. Aquello ya apesta. Él trata de remediar el caso, al arrojar aromatizantes y líquidos para aminorar la putrefacción. No la puede contener.

Huye del lugar con escasas pertenencias: lo lejos, más allá de cualquier distancia y consigue un cuartucho. El contrato es por tres cientos pesos mensuales. Desde allí lanza su plataforma de @, correo electrónico.

Apartado de las escena de sus fechorías, no sabe de ser objeto de investigación. La policía cibernética lo ha situado; envía a los insectos de la malaria a realizar un mapa. A continuación, salen los del dengue fever para vigilancia aérea. Un ejército de chikunguya, listo para el cerco final.

La dirección del comando imparte directrices. Es aprovechada la luminosidad del astro.

Navegan, por el espacio los zancudos del Zika e intervienen con piquetes y el multi asesino tiene síntomas de fiebre, rueda por el piso; el sarpullido no se aparta de su organismo y son intensos los dolores de articulación, la comezón no cesa en sus ojos. Ya no puede reponerse, inexorablemente se extingue la vida.

Se acuerda, en el delirio, de aquellas clases del taller literario, vienen a él las imágenes de la Universidad, las del maestro, quien muchas veces prometía de conseguirle un editor para los cuentos titulados “¿De Cuál Fumaste, Hoy”? Con fuerza, saltarían a la fama y los lectores comprarían todas sus obras. Los tirajes cuantiosos en todo el Planeta.

Con esas promesas muere: la microcefalia lo abatió. El Zika realizó una cita de venganza, de exterminio, porque el autor llamado Manuel, a secas, había terminado con la “Familia de las Moscas”.

horsepowerreport@gmail.com

Be the first to comment on "¿De cuál fumaste hoy? | The family"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*