La tragedia de Europa

ue_coyuntura

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Ruben Ruiz |

En las dos últimas décadas tanto en estados unidos como en Europa se han suscitado acontecimientos que tanto eupopeos como de otros países han denominado actos terroristas o atentados de lesa humanidad. lamentables por cierto desde la perspectiva que se quiera ver.

Lo acontecido hace unos días en bruselas es de nueva cuenta un acto reprobable, un acontecimiento en el que para variar pierden la vida personas inocentes que nada tienen que ver con la política exterior de sus países o con los intereses de tantísimas trasnacionales que tienen grandes inversiones en casi todo el mundo.

Sin embargo, al paso de los años y de ese tipo de eventos, nos han venido informando y convenciendo de que esos grupos son organizaciones terroristas internacionales, la mayoría provenientes del medio oriente, con una religión bien identificada como la musulmana y con recursos provenientes de sus actos delincuenciales.

¿Pero acaso esos países nos han informado de las empresas globales que se han instalado en esas regiones o de las enormes ganancias que acumulan día con día por la venta de armas e insumos para la guerra?

¿Nos enteramos de las inenarrables atrocidades que comenten las grandes potencias en contra de la población civil desde hace quién sabe cuantas décadas en prácticamente todo el mundo?

¿Se han preocupado en esos gobiernos de que desde el río bravo hacia el sur de América u otros lugares del orbe tengamos salarios equivalentes a los de la unión americana o los países de Europa, de que tengamos las mismas oportunidades de desarrollo que ellos tienen?. Por supuesto que no y esa desigualdad que han propiciado las empresas ahora globales y el enorme contubernio de la gran mayoría de esos gobiernos son la consecuencia de muchos de esos actos, reprobables sí, que ellos denominan terrorismo.

Lo más lamentable es que esa desigualdad se viene viviendo en México desde hace siglos y sólo se utilizan políticas y programas que las nuevas generaciones por supuesto no creen en ellos.

Ojalá y los tiempos no nos alcancen porque ahora la información en el mundo corre en segundos y hay patrones de comportamiento que pueden ser imitados en aras de de una reivindicación de los desiguales.

Be the first to comment on "La tragedia de Europa"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*